IMG_9297.JPG.jpg

Abigail

¡Estos meses han sido tremendos! Pude ver en mi cosas que antes no veía, ya sea virtudes y errores. Me siento más poderosa últimamente porque entiendo mi identidad y de quién soy, Hija de Dios. Mis miedos comienzan a disminuir y hábitos sanos comienzan a dominar sobre los malos. El espíritu Santo me habla tan claramente que me es fácil escucharlo. Siento que estos meses me encontré con Papá.  Ahora se quién soy realmente, no por religión sino por convicción y relación con mi papá Dios. 
Estoy emocionada y con expectativas de lo que seguirá haciendo en mi.  
Quiero seguir creciendo con él y darle mi "SÍ" para que haga en mí cualquier cambio.